“Dame mil besos, después cien, luego otros mil, luego otros cien,
después hasta dos mil, después otra vez cien;
luego, cuando lleguemos a muchos miles, perderemos la cuenta.”
— Catulo, Poema V

Hurtémonos tú y yo
Debajo las sábanas húmedas
Donde los rayos del sol
No se atrevan a buscar

Escabullémonos tú y yo
Detrás del sauce en la ribera
Donde las ventanas no nos vean
Y los paisajes no nos puedan dibujar

Y allí en nuestra noble desnudez
Como frutas a la intemperie
Reventando de lúbrica madurez
Rendiremos la vendimia fogosa
De nuestra recóndita mies

Llevémonos donde no nos encuentren
Ni Escila ni Caribdis
Lejos de conversaciones pequeñas, celulares
Lejos de la prosaica ciencia del día
Lejos de las expectaciones y envidias
Lejos de 140 caracteres con ideas vacías
Lejos del Buscador y sus intrusas redes

¡¡¡¡AAAAYYYY!!!!

Tú y yo maniáticos de amor
Lejos
Tan lejos
Muy lejos de todo
En un agujero hermético
Donde solo tu voz y la mía
En impúdica armonía
Sean el único dios

Quemémonos en una pira
De resuellos y gruñidos
En un revoltijo de euforia
Lejos del mundanal ruido
Escondidos del asfalto el acero y el vidrio
Y el conocimiento profundo de las cosas
Y fragüémonos en una aleación
De piel, lengua y frenesí, lujuria animal
Cebando las llamas

¡Amémonos!
Tú Lesbia, y yo Catulo
Mientras vivan los gorriones
En el corazón

Anuncios

peonia

La última flor en la tierra
La última superviviente
El ultimo testigo de la guerra
Y de las últimas gentes

El ultimo habitante
En el último desierto
Cuyas últimas raíces
Comulgaron con los muertos

Con pétalos osados
En su última agonía
Dio los últimos auxilios
A un mundo sin tutía

Florida extremaunción
En el último día
Y no hubo salvación
Ni para la peonía

guitar

Para Prince Rogers Nelson

Guitarra, de qué madera estás hecha
Que doblada hasta el punto de ruptura
Aún canta la veta en tu cintura

De tu pecho hendido vuela
Una fuga de sirenas
Que han huido
En estelas de clamor
Anunciando el dulce dolor
De tu cuerpo torcido

Mis ávidos dedos
Acariciaron tu cuello de ébano
Incitando un caprichoso Do Re Mi
De la roseta en tu seno
Y me hundí en tu falda de miel y musa
Abrazando tu cuerpo de agridulces curvas
Y ceñida al tambor de mi pecho
Tu voz mullida inunda los planos de mi memoria
Y retorciéndonos en un nudo de filarmonía
Hicimos música

En una salva de melomanía
Entre el fangoso tumulto
Fuimos cazando botijas
Fuimos Quijote y Sancho
Sancho y Quijote
Rasgueando el mundo largo y ancho
Buscando acordes
Pacificamos el aire bélico de alarmas
Armamos andamios melodiosos
Callamos sollozos y rompimos armas

En tierras distintas y distantes
Voces humanas se unen a la tuya
Adornando aldeas con alboradas angélicas
Alzando astas de abalorios en el argot de armonía
Adiestrando los gradientes
Entre la vida y la muerte

dand

Frágil Diente de León
Colmillos de resentimiento
Qué pique llevas en tu corazón
Agitado por mínimo aliento

Feroz y tenue flor
Que revientas por leve viento
Y revelas con escozor
Los cuchillos que llevas dentro

Pompa de terciopelo
Tan parecida al mundo
Por fuera mullido cielo
Por dentro rugidos mudos

Moradora de florestas
Qué haces en mi jardín
Vete que me molestas
Con tu reflejo de mí

Berta Cáceres (imagen © 2016 foodfirst.org)


Berta Cáceres, activista ambiental y de derechos indígenas de Honduras.
Berta fue premiada con el Premio Ambiental Goldman después de que ella condujo
una campaña pacífica para detener a uno de los constructores de represas más grandes
del mundo de perseguir la construcción, lo que habría cortado la etnia Lenca de agua,
alimentos y medicinas.

En su último proyecto ella estaba trabajando para detener otra empresa de construir
una presa hidroeléctrica. Berta se había enfrentado a amenazas por su activismo
ambiental. Tanto es así que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
había pedido al gobierno de Honduras a que le facilite protección.

Fue asesinada en su ciudad natal de La Esperanza, Intibucá, el 3 de Marzo 2016.
Hubiese cumplido 46 años el próximo día.

Berta Cáceres (Wikipedia)

Berta Cáceres (EL País)

I.

El aire no se vende

Ni las raíces de las primeras gentes
Que pusieron huevos de sangre y carne
En la espalda virgen de la gran madre

El mar no tiene precio

Ni el sanguinario abono
Que vistió los montes de verde
Y bronceó las calles del viejo mundo

II.

Berta…
A tu cama de sueños verdes
Vino una mano cobarde y sin nombre:
La muerte vestida de envidia,
   señor de Xibalbá
Se robó la orquídea de la huerta en tu alma
Y cuando dormías inocente
Derramó el subversivo tecnicolor que fluía
Por tus venas henchidas

Al madrugar
El ruiseñor y el quetzal
Ya lo habían barruntado
Y entonces musitaron
Una endecha a la aurora gris
De ese día fatal

III.

Las estrellas no están en oferta

Berta de maíz
Berta de frijol
Berta de chocolate
Mazorca de tierra y carne
Te plantaste y echaste raíces
Cuyos dedos profundos escribieron
Nuevos capítulos en el Libro del Consejo
Que desafiaron pensares moribundos del mundo viejo

Berta madre
Berta hija de Flores
Berta guardián de colores
Berta víctima de rencores
Berta de las primeras gentes
Berta corazón del cielo
Berta Huracán
¡Berta Cáceres!
Yo voceo tu nombre alto y estruendoso
En los mismos rostros cobardes,
Dementes, insidiosos,
De hombres defectuosos
Como el primer deshilvanado hombre de barro
Hasta quedarme en sollozos
Por una humanidad tambaleando
Hacia el lugar de la calavera

IV.

Desde el reino crepúsculo
Debajo la huerta
Donde duermes inocente
Denuncia la voz desierta
Cual contagió la sequía en tus venas
Transmite tu clamor al Rey del Maíz
A través del musgo y el follaje
Pídele a la Serpiente Emplumada
Que arrasen con piedad los traidores del alborozo
Que castiguen con clemencia los que ensucian el aire
Que azoten con misericordia los infame envidiosos
Y asi conozcan el arma feroz de tu alma blanca

V.

Y te fuiste por el aire
Libre
Con el Rey del Maíz de la mano
Y desde el cerro todavía baja tu grito
Entre el musgo y follaje
Alumbrando la orilla del río sucio de angustia
Pintando el entorno de verde
Dando voz a tu gente
Y con tu aliento a nuestra espalda
Juntos venceremos la fusta
Juntos derrumbaremos la herrumbre
Juntos ganaremos la batalla contra la mustia

VI.

Compañera…
Anoche vinieron a comprar
El aire
El mar
El color verde
Quisieron pagarte por el viento
Por estrellas que no quisieron venderse
Vinieron a comprar tu corazón rebelde
Plantaste tu hito y no vendiste
¡No!
Y cuando cantaba el rey de la noche allá en el alto sauce
En el cúspide de la esperanza
Murió la flor del grito

Hoy ERES Berta Isabel Cáceres Flores
¡Limpia y clara!
¿Y aquellos hombres cero de barro?
¡No son nada!

No descanses en paz
Descansa en potencia
Descansa en fulgor

O Unidad Central de Proceso
Tú eres mi fuente
Digítame y descárgame
No me dejes caer en desuso
Y regula mi tensión

O Sistema Operativo
Aunque pase por la web oscura
No temeré virus alguno
Tus cortafuegos y contraseñas me infunden aliento
Y yo, yo soy tu servidor
Tú preparas cifrados delante mis hackeadores
Y me proteges del correo basura

O Ordenador
Tú me reinicias con tus protocolos
Cuando mi disco duro está rebosando
Tu me desfragmentas
Y me restauras
Conéctame a tu red
Y líbrame del hack, AMOLED

O Computador Central
Ciertamente tu red social me seguirá todos los días de mi vida digital
Y en tu dominio de computación en la nube
Yo moraré por largas sesiones

este poema no sirve
puro nimio
lo halle a la orilla del mar
refugiado, echo jirones
ni el mar lo quiso
socórrelo

evris on ameop etse

esTe poEmA eSta rOtO
sucio y decrépito
y le faltan tornillos aquí y aquí
lo halle a la orilla del mar
aparejo oxidado
ARREGLALO

es tepo eman osir ve

una vez fue delicado
su fino engranaje extrajo lágrimas
puso pelo en punta
más, su magistral maquinaria mágica
puso huevos de osadía
en el costal del tímido

no me jodas con esta porquería
es forraje para un bufón
que me importa a mi si haya sido
balada
elegía
himno
oda
sátira
épica
heroica
romance
o hasta un haka Maorí
si es que ahora parece
a las cosas que retuercen
y revuelcan dentro de ti

estepo ema nos irve

este poema es inútil
un ñiquiñaque
que halle a la orilla del mar
desgraciado y sin rumbo
brújula sin aguja
¡ORIENtalo!

este poema no sirve
lo halle a la orilla del mar
doitelo

Antes y a partir de él...

Un poco de mi... lo que muy pocos saben y lo que casi nadie se imagina!!

PERCEPCIONES

Ideas y Fotografía

El blog de Julio Alejandre

Blog de Julio Alejandre, autor de obras como Seis mil lunas o Reporte de una boda y un entierro.

Pura Essenza

Un Blog de Roberto Cabral con la gran colaboración de Antonio Caro Escobar.

Tierra roja, tierra hermosa

Ser poeta para ser pueblo

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

EL ECO DE TUS PALABRAS

"Todo cuanto me llegue yo tambien lo haré llegar"

María José

Sensaciones

Dimensión Crisálida

Despertar, Crecer, Volar...

Windmills of My Mind

When the wind of change blows, some people build walls others build windmills- Chinese Proverb

BLOG DE THEMIS...

TE INVITO A EXPLORAR JUNTO CONMIGO...

UN DÍA CON ORIANA

Translate this blog to your language at the bottom of the page